España se mueve de forma sostenible

España se mueve de forma sostenible
La movilidad sostenible es uno de los principales retos actuales para hacer frente al calentamiento global. Te contamos cómo se llevará a cabo en España

Con la preocupación creciente por el cambio climático y el calentamiento global, surge por primera vez el concepto de movilidad sostenible. Esto se refiere a todas aquellas acciones llevadas a cabo por las personas que tienen como objetivo reducir la contaminación del medio ambiente en cuanto a los desplazamientos. Es decir, si una persona opta por el transporte público, por un vehículo respetuoso con el medio ambiente o bien por trasladarse a pie, estará realizando acciones de movilidad sostenible.

En este artículo, se hace hincapié sobre las medidas que se llevan o llevarán a cabo en España para asegurar esta movilidad respetuosa con el medio ambiente. 

Movilidad sostenible: ¿por qué es necesaria?

Desde el comienzo de la Revolución Industrial, se han utilizado los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo para una infinidad de usos en la industria, los transportes, la calefacción de los hogares y un sinfín de aparatos que funcionaban con estos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la combustión de los mismos, genera gases que resultan perjudiciales para el medio ambiente

El crecimiento económico y la mejora de la calidad de vida han hecho que el empleo de estos combustibles haya crecido exponencialmente. Además, hay que tener en cuenta que no se trata de una forma de obtención de energía renovable, ya que el carbón, el petróleo y el gas son sustancias que se han generado en el fondo de los océanos, pero cuya síntesis requiere miles de años. Por tanto, además de contaminar enormemente nuestra atmósfera se trata de un recurso que tiene fin y se calcula que las reservas existentes actualmente no darán para muchos años más. Así, queda más que justificado que se busquen alternativas a estos combustibles fósiles y, en el caso del transporte, son todas aquellas que se engloban bajo la denominación de movilidad sostenible.

Calentamiento global

Una de las primeras consecuencias debido a las emisiones contaminantes de los combustibles fósiles es el calentamiento global. La combustión genera una gran cantidad de dióxido de carbono, metano u óxidos de azufre, que son precisamente gases de efecto invernadero (gases GEI) que contribuyen a aumentar la temperatura del planeta. 

El aumento de las temperaturas debido al calentamiento, da lugar a consecuencias fatales para el medio ambiente. Por un lado, se produce el deshielo de los polos y de los glaciares, lo cual contribuye al aumento del caudal en ríos y de las aguas salvajes. Todo ello implica una erosión rápida del terreno y un aumento sobre el nivel del mar. Esto puede afectar a las regiones costeras y a poblaciones que se encuentren muy próximas al mar. Además, estos cambios de temperatura y cantidad de agua, modifica las estaciones del año y el clima es una de las razones por las que pueden modificarse los ecosistemas

Medidas y planteamientos en España para conseguir una movilidad sostenible

En primer lugar, hay que destacar que España es uno de los países en la Unión Europea que más se han implicado para mejorar la movilidad a nivel sostenible. El compromiso para cambiar la forma de movilidad actual pasa por reducir el número de vehículos privados que utilizan combustibles fósiles.

De hecho, existe un ranking actual donde se miden los planes para mejorar la movilidad de una forma amigable con el medio ambiente y España se encuentra en el tercer puesto, solo superada por Países Bajos o Reino Unido. Estos dos primeros clasificados plantean como una de sus medidas más importantes la finalización de la venta de vehículos que utilicen combustibles fósiles con fecha tope en el año 2030. Con esta medida, se pretende reducir hasta casi un 30 % los gases GEI con respecto al año 2005. 

Este ranking estudia cómo hacer frente a la finalización y uso de los combustibles fósiles, así como otras alternativas como el biometano o los biofueles. Por otra parte, también se puntuan otros factores como la innovación en el transporte y la actuación frente a determinados vehículos contaminantes como los camiones, las caravanas, los aviones o los coches. El transporte público y los trenes son otra de las claves para la elaboración de este ranking y que, por tanto, sirven para puntuar más o menos la posición de cada uno de los países.

Apuesta por el transporte público

Las principales apuestas de España para la movilidad sostenible pasan por el transporte público y la innovación en el mismo para conseguir opciones menos contaminantes. La utilización de menos vehículos para el mismo volumen de personas reduciría enormemente las emisiones y la necesidad de combustibles fósiles que no son una energía renovable.

Así, los tranvías en España son una de las opciones preferidas por las instituciones. En 1994, Valencia comenzaba a apostar por este medio de transporte que era compatible con otros ya existentes. Al utilizar unas vías alternativas a los vehículos privados como coches y camiones, no sufre retrasos y permite transportar a los viajeros de forma rápida a través de la ciudad.

De forma similar, el metro y el metro ligero, tienen las mismas ventajas que el tranvía aunque sus infraestructuras son más complejas. Sin embargo, la Comunidad de Madrid ha apostado siempre por este medio de transporte y en la actualidad es uno de los transportes más utilizados por sus ciudadanos, gracias a la extensa red que existe en la ciudad y en los alrededores. Al igual que el tranvía y el metro, el tren también es una buena opción, sobre todo para largas distancias.

En resumen, las instituciones buscan que estos tres medios de transporte mejoren en las ciudades para que los viajeros opten en primer lugar por estas opciones. Por esta misma razón, también se trabaja para mejorar las comunicaciones mediante autobuses.

¿Qué hacemos con los coches?

A pesar de que haya mejoras en el transporte público, los coches particulares siguen planteando una cuestión a resolver. Las tecnologías acutales han posibilitado la comunicación entre conductores y pasajeros para fomentar el car sharing y así compartir un mismo coche para realizar un viaje idéntico. Es una alternativa al transporte público que el medio ambiente también agradece.

Sin embargo, hay que actuar directamente sobre los combustibles fósiles y es por ello que se trabaja para fomentar continuamente los coches eléctricos. Actualmente, hay algunos problemas que resolver como el tiempo de carga de estos coches y la autonomía para viajes largos. Sin embargo, España desea que el número de coches eléctricos en el país alcance los 5 millones para el año 2030, si bien no se ha establecido todavía la prohibición de vender coches con combustibles fósiles para esa fecha.

Por otro lado, existe un debate en torno a la obtención de energía eléctrica para el funcionamiento de estos coches. La idea es que la gran parte de esta electricidad provenga de fuentes renovables como el agua o el viento. Concretamente, se estima que un único generador eólico puede abastecer a 700 coches cada año (con unos 20.000 kilómetros recorridos en ese periodo). 

Las marcas de coches se implican en la creación del coche eléctrico

Toyota, Renault o Nissan son algunas de las marcas que han apostado desde un inicio por la creación de coches eléctricos e híbridos. En primer lugar, se comenzó a manufacturar coches híbridos, ya que los usuarios eran más reacios a un coche totalmente eléctrico. Sin embargo, cada vez más personas optan por un coche eléctrico, tanto por el ahorro económico a largo plazo como por el compromiso medioambiental. De hecho, Tesla se encarga de crear coches exclusivamente eléctricos de alta gama.

Toyota cuenta con el modelo Prius y trabaja para obtener emisiones cero en sus vehículos. En estos momentos, cuentan con varios prototipos de coche eléctrico que están siendo probados para realizar mejoras y así poder ser ofertados en el mercado. Sin embargo, cuentan con un hándicap en el que se sigue trabajando y es cómo mejorar las actuales baterías de litio que existen en los coches.

Renault es otra de las empresas de vehículos que más está trabajando para la creación de coches que se mueven con electricidad. Algunos de sus modelos más novedosos son el ZOE o el TWIZY, aunque también es posible encontrar furgonetas y berlinas con estas características. Otra de las ventajas con las que cuentan estos vehículos es el compromiso con el ruido, al no contaminar en este sentido durante la conducción. 

Por último, destacar el caso de Nissan que también ha sacado sus modelos LEAF o E-NV200. Esta marca también trabaja a contracorriente para conseguir mejorar la autonomía de sus vehículos en largas y cortas distancias. 

En definitiva, la movilidad sostenible es una de las principales preocupaciones de los gobiernos europeos para conseguir minimizar las emisiones contaminantes. El calentamiento global es uno de los retos que tiene la sociedad actual y, por ello, la población y las instituciones tienen que trabajar juntas para conseguir los mejores resultados. España es uno de los países que más está fomentando el transporte público (tranvía, metro ligero) como una forma de mejorar la movilidad y los ciudadanos deberían apoyar estas iniciativas que surgen de parte de las alcaldías e instituciones. 

Comentarios (1)

Responder

Marco Diaz

Enviado el

El transporte público es la mejor forma de lograr una movilidad sostenible, es muy interesante la campaña para fomentar el uso del transporte público en España.
Por otro lado, los autos eléctricos deben ser la única alternativo en los próximos años para los usuarios de automóviles. La pregunta es, ¿Qué tiempo deberá pasar para que todos los autos que usan combustibles fósiles desaparezcan?
Ya que los mismos van a seguir contaminando mientras circulen.

La página web www.cerem.mx utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir