Estrategia comunicativa a partir del diagnóstico estratégico del análisis DAFO

Estrategia comunicativa a partir del diagnóstico estratégico del análisis DAFO
El análisis DAFO puede ayudar a cada persona a conocer todos sus puntos débiles para poder entrenarlos y así poder marcarse una estrategia comunicativa

La comunicación no verbal es primordial para cualquier persona. Se utiliza en casi cualquier contacto humano y es un factor que va ganando más importancia en todos los ámbitos. Por ello, cada día hay más estudios y análisis para entender esta forma de comunicarse y mejorarla.

Esta faceta de interrelación incluye todos los factores que están presentes en cualquier conversación y que no se entienden como comunicación verbal.

Comunicación no verbal

Este tipo de comunicación se divide en tres factores principales:

  • La paralingüística: En ella se encuentran las partes que están enlazadas de forma directa con la comunicación hablada. Entre estas partes se pueden diferenciar el timbre de voz, el volumen en el que se habla, el tono que se aplica, las pausas entre frases, etc. Estos factores son muy importantes, ya que su influencia en el mensaje es muy grande.
  • La kinésica: Es la parte que se puede asociar al comportamiento del comunicador. Con ella se analizan el total de los movimientos corporales con los que una persona acompaña la comunicación verbal. Dentro de esta parte se encuentran la postura en cada momento de la conversación, los gestos que se realizan en cada momento, la mirada y la dirección de la misma, la expresión de la cara del comunicador, etc.
  • La proxémica: Es la última parte en la que se puede dividir la comunicación no verbal y se refiere a cómo se maneja el espacio vital en una conversación. Esta zona suele variar dependiendo de qué conversación se mantenga y, sobre todo, del parentesco y confianza que tengan los comunicadores.

Importancia de lo no hablado

La comunicación no verbal tiene una importancia que se puede entender de forma muy clara si se realiza un análisis de los cometidos que desempeña

  1. A esta parte fundamental de la comunicación se le puede agradecer el poder dar énfasis y matiz a todo lo que se habla. La comunicación no hablada puede llevar el mensaje hacia una interpretación u otra. Para un mejor entendimiento, se puede pensar, por ejemplo, en lo difícil que sería decir algo con ironía sin los factores de la comunicación no hablada.
  2. La comunicación no hablada toma más o menos relevancia dependiendo del tipo de conversación. Intentando expresar una emoción o sentimiento es uno de los momentos donde estos factores adquieren más importancia, incluso de forma totalmente inconsciente. Al expresar una emoción, la conversación se enlaza con los pensamientos reales e influye en la paralingüística, la kinésica y en la proxémica. Es muy importante resaltar que, si existiera un mensaje contradictorio entre lo que se dice y los gestos, normalmente el ser humano entiende mejor lo no verbal. Por ejemplo, si un comunicador insiste en no estar triste con una expresión decaída y ojos llorosos, el que recibe el mensaje entenderá el mensaje no hablado.
  3. La comunicación no hablada también ayuda a la regulación de una conversación. En todas las comunicaciones, las personas que participan intercambian señales que son capaces de mostrar si se está comprendiendo el mensaje o no.
  4. Este tipo de comunicación llega incluso a sustituir a la comunicación verbal. Un ejemplo claro es cuando un interlocutor se encoge de hombros para responder a una cuestión sin decir una palabra. La otra persona entenderá perfectamente el mensaje que quiere transmitirle.

Regla Mehrabian

El origen de esta regla se encuentra en los años sesenta del pasado siglo, cuando el profesor de la Universidad de California, Albert Mehrabian, y su equipo realizaron varios estudios sobre la comunicación no verbal.

En el primero, a los voluntarios se les reproducía una grabación de una sola palabra expresada con voz de mujer. La palabra escogida fue “quizás”, para que no tuviera por si sola un significado positivo ni negativo. Esta grabación la escuchaban tres veces en tonos diferentes cada una; una en tono neutro, otra en tono agradable y otra desagradable. A continuación, a estos voluntarios se les enseñaban imágenes de caras de personas y se les pedía que relacionaran cada una de las fotos con uno de los tonos de la grabación. Al verlas, el porcentaje de acierto era un 50 % más alto que si no se les mostraban las imágenes.

En otro estudio, a los participantes se les reproducían nueve palabras. Los vocablos se dividían en tres sectores; el primero constaba de las palabras “cariño”, “gracias” y “querida” (que mostraban significados positivos); en el segundo sector se reproducían las palabras “quizás”, “realmente” y “oh” (significado neutro), y en el último tramo escuchaban las palabras “bruto”, “no” y “terrible” (significado negativo).

Al igual que en el anterior estudio, los voluntarios escuchaban cada palabra con tonos de tres emociones distintas. Tras esto, debían identificar la emoción que se intentaba representar. Según los resultados obtenidos, los investigadores llegaron a la conclusión de que los voluntarios estaban más influidos por el tono de voz que por el significado de la palabra en sí, al identificar la emoción de cada una de ellas.

La combinación de los resultados de los dos análisis hizo a Mehrabian proponer la regla que lleva su nombre. Esta regla expone que la comunicación verbal aporta solo un 7 % en la comprensión del mensaje, el lenguaje corporal un 55 % y el 38 % restante lo aporta el tono de voz.

La regla 7-38-55 principalmente se basa en conversaciones en las que se intentan explicar actitudes, sentimientos o emociones. En el ámbito laboral, como una entrevista de trabajo, normalmente prevalece un factor racional; por lo que, la comunicación verbal se tiene también muy en cuenta. Pero una buena comunicación no verbal es también muy importante, ya que con ella el mensaje puede entenderse o malinterpretarse.

La buena comunicación se entrena

Tener una comunicación entendible se puede entrenar y esto se debe tener en muy en cuenta se esté en el entorno que se esté. La comunicación es primordial y se puede aplicar a cualquier circunstancia o actividad. Además de serlo en el trabajo o en su búsqueda, también es importante para las relaciones personales, con la familia, amigos o compañeros. Para tener esta buena comunicación es muy importante entrenar el lenguaje no verbal y tener una estrategia comunicativa

Para entrenar el factor comunicativo, lo primero es saber la situación en la que se encuentra el sujeto, y para ello debe hacerse a sí mismo unas preguntas. Entre ellas se deben incluir aspectos verbales, como: “¿tengo fluidez verbal?” o “¿se me da bien improvisar?”. Otras preguntas debes ser sobre la comunicación no hablada, como: “¿soy consciente de los gestos de mi cuerpo?” o “¿soy capaz de mantener la mirada en una conversación?” Realizándose este tipo de preguntas, una persona puede crear su análisis DAFO personal

Análisis DAFO

El análisis DAFO de debilidades y fortalezas (también llamado FODA) es una herramienta que permite estudiar, gracias a la contestación de unas básicas preguntas, la situación de una persona, proyectos, compañías, instituciones, etc. De esta manera se pueden estudiar todos sus aspectos débiles y fuertes.

Con este análisis y su diagnóstico estratégico se puede aprovechar el lado fuerte de cada persona y preparar bien su lado débil para minimizar las amenazas. 

Tras realizar el análisis DAFO, una persona debe marcarse dos objetivos: uno que marque una mejora en alguno de sus aspectos débiles para poder defenderse ante las posibles amenazas; otro que le ayude a perfeccionar algún factor fuerte, para así aprovechar cualquier oportunidad que se presente en ese ámbito.

Una vez marcados y cumplidos los objetivos, cada persona puede establecerse otros dos, hasta que consiga fortalecer todos o casi todos los factores de su lado más débil. Gracias a este análisis y a los objetivos que se proponga, se podrá mejorar la trayectoria profesional o la vida personal de una persona.

Ventajas fundamentales de un análisis DAFO

Mejorar el autoconocimiento: un estudio de estas características es una autoevaluación profunda. Con ella se pueden conocer las partes débiles y las partes fuertes de cada persona, lo que marca un buen comienzo para realizar una estrategia comunicativa y para plantar cara a cada uno de los retos que puedan surgir.

Mejorar la imagen: el autoconocimiento puede servir para mejorar la imagen que se proyecta, gracias la detección de los fallos.

Aumentar la producción: si las metas de una persona se basan únicamente en el ámbito profesional, este análisis es el recurso ideal para poder subir los niveles de rendimiento y producción.

Reducir riesgos: muchas veces no se aprecian las amenazas y riesgos, lo que con posterioridad se lamenta. El diagnóstico que aporta puede ayudar a reducir las amenazas.

Conclusión

La comunicación y la forma en la que se lleva a cabo es un factor primordial en cualquier ámbito. No solo ayuda a la vida profesional, sino que puede mejorar la vida personal.

Para dominar la comunicación es imprescindible entrenar la parte no verbal, ya que conforma la mayoría de la conversación. La comprensión o malinterpretación de un mensaje se basa en los gestos, expresiones y miradas del interlocutor.

Con un análisis DAFO personal se pueden comprender los puntos fuertes para explotarlos y los débiles para entrenarlos y ayudar a enviar mensajes más comprensibles.

Formación relacionada

La página web www.cerem.mx utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir