Nueva tarjeta profesional europea.

Nueva tarjeta profesional europea.
La movilidad laboral en la Unión Europea es ya una realidad consolidada. La nueva tarjeta profesional europea viene a solucionar este problema

La movilidad laboral en la Unión Europea es ya una realidad consolidada, pero hasta ahora no era fácil para un profesional conseguir ejercer laboralmente en otro país libremente debido a la falta de reconocimiento oficial de sus cualificaciones. La nueva tarjeta profesional europea viene a solucionar este problema, al facilitar la libre circulación de empleados en el entorno de la UE.

El origen de la tarjeta profesional europea

La Unión Europea ha llevado a cabo en los últimos tiempos un intenso trabajo para la mejora del mercado único de servicios. Uno de los requisitos fundamentales para lograr este objetivo era facilitar la movilidad laboral de los profesionales y hacerlo, además, garantizando la máxima seguridad tanto para empleados como para empleadores. De hecho, la tarjeta incluye como referencia que los posibles empleadores puedan usarla para comprobar que el profesional que desean contratar dispone de este certificado realmente y que es válido.

Fruto de este trabajo es la nueva directiva de reconocimiento de cualificaciones profesionales, que plantea un sistema más fácil de reconocimiento de la experiencia profesional en todos los territorios de la Unión Europea. La tarjeta profesional europea se convierte, de esta manera, en la herramienta que fomenta este proceso de manera automática.

Además, la aplicación de esta tarjeta representa el fin de los problemas de un profesional para acceder a un trabajo fuera del país donde consiguió su titulación, ya que una titulación permitirá el ejercicio de la profesión en cualquier país de la UE.

¿Qué es la tarjeta profesional europea?

Este documento es un certificado electrónico que se emite en línea y que funciona a través del Sistema de Información del Mercado Interior. Con su uso, los profesionales tienen una red segura de comunicación que les ayuda a establecer relaciones de cooperación en un ámbito de confianza mutua.

La seguridad que representa la nueva tarjeta profesional europea viene avalada por el hecho que las autoridades del país de origen del profesional serán las encargadas de refrendar la validez de la solicitud, así como la adecuada cualificación de los profesionales que aspiran a trabajar libremente en la UE.

Una vez que se ha tramitado la tarjeta profesional europea, el solicitante puede generar su propio PDF con ella para tener un documento físico que presentar, en caso de que sea necesario.

El objetivo de la tarjeta profesional europea

La creación de esta tarjeta pretende ayudar a que los ciudadanos europeos puedan trabajar de manera temporal o definitiva en el lugar de la UE que deseen, uno de los objetivos de la nueva estrategia de mercado único europeo. Se trata de evitar el lento y complicado proceso que hasta ahora significaba el reconocimiento de las cualificaciones profesionales en un país distinto a donde se obtuvieron.

Además, esta tarjeta profesional europea pretende ser una garantía de seguridad para la movilidad laboral, ya que facilita la detección de profesionales que hayan usado títulos falsos en los ámbitos de la salud y la educación para intentar que se reconozcan sus cualificaciones. Por otra parte, esta tarjeta también ayuda a la protección de datos de los profesionales y los usuarios de sus servicios.

La aplicación práctica de la tarjeta profesional europea

Los enfermeros, guías de montaña, agentes de propiedad inmobiliaria y farmacéuticos que deseen trabajar en cualquier país de la Unión Europea deberán usar este certificado electrónico, tanto si quieren instalarse de forma permanente en un país distinto al que obtuvieron su titulación como si únicamente quieren ejercer su profesión de modo ocasional.

Con la obtención de la tarjeta europea profesional, el trabajador dispone de una herramienta clara y oficial para demostrar que sus cualificaciones profesionales se reconocen en su país de destino y que puede trabajar en él sin problemas. De todos modos, no se puede olvidar que algunos países solicitan más trámites para aquellas personas que desean establecerse de manera definitiva en su territorio, como la inscripción al colegio profesional de referencia. Por lo tanto, es importante consultar con los responsables administrativos correspondientes antes de tener que hacer frente a las consecuencias de ejercer sin tener todos los permisos en regla.

 ¿Cómo se obtiene la tarjeta profesional europea?

El proceso de obtención de este certificado electrónico empieza por el acceso al ECAS English, el servicio de autenticación de la Comisión Europea, con un registro previo en el que se generará un nombre usuario y una contraseña.

A partir de aquí, el sistema solicitará al candidato que rellene su perfil, incluyendo datos personales y de contacto. Hecho esto, el profesional que quiera obtener la nueva tarjeta europea ya solo tiene que crear su solicitud y adjuntar los documentos que se le soliciten escaneados y cargados en un archivo independiente. Toda esta documentación deberá presentarse al país de origen para que certifique su validez.

Hay que tener en cuenta que únicamente los datos de contacto del perfil podrán ser actualizados cuando el solicitante lo desee y con solo acceder al sistema en Linea él mismo. La información personal no podrá modificarse en ningún momento por iniciativa propia, sino que tendrá que ser la Administración quien lo haga siempre con la previa solicitud del profesional.

Además, el profesional que desee trabajar fuera de sus fronteras deberá presentar solicitudes a cada país al que desee dirigirse, teniendo en cuenta siempre que tanto la Administración de su país de origen como la del destino pueden cobrarle las correspondientes tasas en concepto de examen y revisión del expediente.

El país de acogida al que se dirige el profesional dispone de un plazo determinado en cada caso para dictaminar una resolución sobre la solicitud. Si esta no se produce en el tiempo fijado, el solicitante tendrá el reconocimiento automático de sus cualificaciones y, por lo tanto, su tarjeta profesional europea.

¿Qué hacer si no se tiene claro el proceso?

Si un trabajador que desee obtener la nueva tarjeta europea profesional no tiene claro los documentos que necesita para acreditar durante la tramitación del proceso de reconocimiento sus cualidades profesionales, puede hacer uso del simulador que encontrará en el mismo site del ECAS. De todos modos, debe tener presente que no todos los países tienen por qué haber introducido toda la información relativa al proceso. Por lo tanto, puede tramitar igualmente todo el procedimiento y esperar a que el país de destino le solicite la documentación necesaria.

Igualmente, el simulador del ECAS puede usarse para saber si el país al que se quiere dirigir un solicitante de la tarjeta profesional europea exige el pago de tasas por la revisión del expediente.

Las ventajas para el usuario

Merece la pena destacar la facilidad con la que se puede conseguir esta tarjeta profesional europea. Además de que la solicitud se puede presentar en Linea, hay que tener en cuenta que el trámite puede hacerse en cualquier lengua de la Unión Europea.

Este nuevo procedimiento de reconocimiento de las cualificaciones profesionales en toda Europa ofrece también otra importante ventaja a los trabajadores que la poseen: su transparencia. De hecho, quienes la gestionen tienen la opción de seguir todo el procedimiento que se lleva a cabo para su obtención en Linea.

Además, el sistema está diseñado hasta el último detalle para que los profesionales no tengan que someterse a largos y farragosos procesos burocráticos. De hecho, incluso los documentos ya cargados en Linea para la obtención de la tarjeta pueden usarse para presentar otras solicitudes posteriores en otro país al que se desee ir a trabajar. De esta manera, el proceso se agiliza mucho para todos aquellos profesionales con movilidad temporal que pueden llegar a trabajar en diversos países en un período corto de tiempo y para los que el sistema actual de reconocimiento de cualificaciones se convertía en un proceso demasiado lento para poder cumplir con sus compromisos profesionales.

Una garantía de seguridad para los empleadores

La tarjeta profesional europea no debe verse solo como una herramienta útil para la libre circulación de profesionales por todos los países de la Unión Europea. También quienes vayan a contratar a estos trabajadores contarán con la gran ventaja de tener un mecanismo de seguridad que garantice la contratación de un profesional con cualificaciones reconocidas. Asimismo, los colegios profesionales y otras organizaciones también podrán recurrir a este certificado electrónico para tener la comprobación efectiva de que cualquier profesional que desee unirse a ellos cumple realmente con los requisitos adecuados para ello.

Para hacer todas estas comprobaciones tan solo necesitarán del número de referencia que aparece en el certificado y de los datos personales que el profesional haya introducido en su solicitud.

Implementación progresiva

La tarjeta profesional europea está actualmente disponible para determinadas  profesiones: enfermeros, farmacéuticos, guías de montaña y agentes de la propiedad inmobiliaria. Se espera que su implantación sea progresiva a medida que otras profesiones de gran movilidad, que cumplan con la directiva de cualificaciones profesionales, soliciten que se lleve a cabo el procedimiento. De momento, todas las personas que trabajen en algún sector en el que aún no se ha implantado esta tarjeta profesional europea deberán seguir el proceso estándar de reconocimiento de cualificaciones profesionales existente hasta ahora en la Unión Europea.

Formación relacionada

La página web www.cerem.mx utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir