Por qué son tan importantes las habilidades blandas

Por qué son tan importantes las habilidades blandas
Las habilidades blandas toman cada vez más relevancia dentro de las empresas por su impacto en la productividad. Conoce más sobre su importancia.

Dentro del desarrollo de la economía 4.0, que implica un mayor uso de la tecnología, el Machine Learning, la digitalización de procesos, entre otras innovaciones, existe una situación cada vez más patente dentro de equipos de trabajo y negocios. En la medida que la tecnología va ganando espacio dentro de los procesos productivos, las empresas se han encontrado con una mayor necesidad de colaboradores con habilidades blandas o competencias humanas.

Aunque suene irónico, la realidad a la que se están enfrentando muchas compañías, en especial aquellas más adentradas dentro de la economía 4.0, es que las máquinas son cada vez mejores en la resolución de tareas rutinarias que antes estaban a cargo de personas. Pero la propia evolución de los negocios en la actualidad ha puesto de manifiesto la necesidad de otro tipo de habilidades que sólo pueden ser desempeñadas por personas; por ejemplo, la resolución de conflictos (de cualquier índole), el manejo de relaciones interpersonales, la comunicación interna, solo por mencionar algunas. Es decir, contrario a lo que se pueda pensar, las habilidades blandas ganan más valor en la era de la digitalización empresarial.

Un estudio elaborado por Manpower Group arrojó que para el 2030 la demanda por competencias blandas crecerá 26% en Estados Unidos, mientras que para Europa la estimación es de 22%. El mismo estudio indicó que el 31% de las empresas consideran difícil capacitar bajo demanda a sus empleados en las habilidades que requerirían para sus roles de trabajo; mientras que el 60% manifestó que es más difícil aún enseñar habilidades profesionales necesarias como el pensamiento analítico y la comunicación.

Esta realidad de cara al futuro no está siendo ignorada por los encargados de la gestión empresarial, pues el 93% de las compañías trabajan en algún tipo de estrategia para asegurarse de que sus empleados van a contar con las competencias humanas necesarias para ser exitosos dentro del nuevo contexto de negocios al que se enfrentan.

¿Qué son las habilidades blandas?

Hay dos tipos de habilidades que tiene cada individuo: las técnicas y las sociales. Las primeras de ellas se derivan de su experiencia laboral y conocimientos adquiridos académicamente; mientras que las sociales, o habilidades blandas, son aquellas inherentes a la personalidad y las habilidades sociales de las personas.

En consecuencia, las competencias humanas son la combinación de habilidades sociales como la comunicación, empatía, relaciones interpersonales, entre otros aspectos que inciden en la manera cómo las personas se relacionan y comunican de manera efectiva con otras. Dentro de la gestión empresarial esto es importante porque indica a los empleadores cómo son los procesos de pensamiento un trabajador, y con ello poder determinar qué tan efectivos e indicados son para el ambiente laboral.

Si bien las máquinas cada vez ganan más espacio dentro de los puestos de trabajo, hay un aspecto que las máquinas no manejan (por lo menos por el momento) y es la capacidad de entender a otras personas. Este atributo humano, resumido en la empatía, es una pieza para poder encontrar el entendimiento entre varios individuos de un grupo y con ellos encontrar soluciones a problemas.

De hecho, de acuerdo con la Universidad de Memphis, la resolución colaborativa de problemas va a ser la habilidad más importante dentro de las empresas durante las próximas décadas. "La resolución colaborativa de problemas es una habilidad esencial en la fuerza laboral y en la comunidad porque muchos de los problemas que se enfrentan en el mundo moderno requieren que los equipos integren los logros del grupo con el conocimiento idiosincrásico de los miembros del equipo", indican desde la casa de estudios estadounidense.

La importancia de las competencias humanas se ha estado colocando en relevancia desde hace varios años. En el 2017, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), llevó a cabo un estudio en el que se indicó que las habilidades socioemocionales son de las que más valoraban los ejecutivos, y eran las más escasas entre los jóvenes. En ese momento, cerca del 90% de los empresarios encuestados manifestó tener dificultad para contratar trabajadores con las citadas características.

Con el pasar de los años la demanda por nuevas habilidades ha crecido dentro de la gestión empresarial, no sólo por aptitudes técnicas, propias de la era de la digitalización, sino también por habilidades blandas.

Importancia de las competencias humanas

Hay dos aspectos a través de los cuales se puede potencializar la importancia de las habilidades blandas dentro de una organización. El primero de ellos tiene que ver con la preservación de puestos de trabajo, pues se estima que en la medida en que haya mayor inversión por parte de las empresas en el desarrollo de estas competencias, menor será la pérdida de empleos producto de la automatización que ocurre en estos momentos.

El impacto es tan dramático que, con las inversiones adecuadas en el personal, en lugar de perderse el 10% de las plazas producto de la automatización esta proporción podría bajar a 4%. Todo esto gracias a que se podría sacar provecho dentro de la gestión empresarial a competencias como la creatividad, el liderazgo, la inteligencia emocional, el pensamiento crítico.

El segundo aspecto tiene que ver con la productividad que pueden tener los empleados que cuentan con un buen desarrollo de habilidades blandas; por ejemplo, en el caso de aquellos que trabajan orientados a resultados, saben planificar y gestionar su tiempo, y no se detienen al momento de tomar decisiones. Asimismo, las personas con un buen nivel de competencias humanas cuentan con una base para aprender y adquirir el dominio de nuevas responsabilidades.

Dentro de la gestión empresarial del mundo de hoy las hard skills no son suficientes para que un negocio sea exitoso. De acuerdo con un estudio del Instituto Internacional de Investigación de Standford y la Fundación Carnegie Mellon, el 75% del éxito de una persona en su trabajo depende de sus habilidades blandas.

Por qué son tan importantes las habilidades blandas

Habilidades blandas a detalle

Una de las características de las habilidades blandas es que son complejas de medir. A diferencia de competencias duras o técnicas, que se pueden evaluar con un examen, las competencias humanas son subjetivas.

Dada esa subjetividad, las competencias humanas necesarias dentro de una organización también van a variar dependiendo del perfil de cada profesional. Por ejemplo, una persona que está comenzando su travesía en la empresa requiere de atributos de comunicación, deseos de aprender y actitud positiva. Mientras que para un gerente es son necesarias habilidades como la capacidad de estrategia, manejo de equipos de trabajo y resolución de conflictos.

A continuación, se presentan las principales habilidades blandas que se demandan en el mundo de hoy:

  • Buena comunicación: aunque parezca una habilidad sencilla, en un contexto en el cual muchas de las comunicaciones se hacen de manera digital a través correos electrónicos o chat, que una organización cuente con empleados que sepan transmitir ideas y comunicar mensajes de manera adecuada, con detalles y sin errores, es un activo para cualquier empresa.
  • Organización y gestión del tiempo: la exigencia laboral de la actualidad hace que la capacidad de respuesta y ejecución por parte de los trabajadores deba ser cada vez más rápida. De allí que la capacidad de planificar y sacar adelante tareas y proyectos a diario, así como en el largo plazo sea vital.
  • Productividad personal: similar al concepto anterior, que el empleado sepa aprovechar al máximo su jornada laboral para poder responder a las demandas que se le planteen es esencial.
  • Pensamiento crítico: es quizás una de las competencias humanas más relevantes para cualquier persona. Es la habilidad para evaluar y resolver problemas de manera ágil, así como detectar oportunidades de mejora, todo con el objetivo de evitar que los equipos de trabajo se paralicen. Dentro de esta habilidad se conjugan otras como la creatividad, la experiencia y la capacidad de investigar.
  • Creatividad: aunque la creatividad pueda ser una cualidad innata, cualquier persona puede evolucionar en este aspecto. Buscar nuevas perspectivas para las cosas es un punto de partida para incentivar la creatividad que puede ser la piedra angular para encontrar nuevas formas de encarar un conflicto o la solución a un problema.
  • Manejo del estrés: en líneas generales, el bienestar físico y emocional de los trabajadores es un aspecto que cada vez se toma en cuenta por parte de las empresas. Es por ello por lo que los trabajadores que sepan lidiar con situaciones de estrés son más valorados por las organizaciones.
  • Inteligencia emocional: la inteligencia emocional es la capacidad de conocer, controlar y saber utilizar las emociones por parte de las personas. En un contexto laboral dinámico, cambiante y cada vez más demandante, esta competencia humana es cada vez más relevante para tomar en cuenta dentro de la gestión empresarial.
  • Flexibilidad: ligado a la inteligencia emocional se encuentra la flexibilidad, es decir, la capacidad de los equipos de trabajo de poder adaptarse a los diferentes cambios que haya en su entorno laboral.
  • Toma de decisiones: la parálisis puede ser uno de los peores males dentro de una organización en la actualidad, porque no sólo representa una pérdida de productividad, sino también de oportunidades que brinde el mercado. Contar con personas dentro de una empresa con la capacidad de dar un paso al frente y tomar decisiones es un activo esencial hoy por hoy.
  • Orientación a resultados: consiste en dirigir todos los actos de una empresa para alcanzar una meta. Los colaboradores deben conocer las metas y objetivos a los que se quiere llegar para así aumentar su compromiso.
  • Ser sociable: al ser las habilidades blandas la capacidad para relacionarse con terceros, que un trabajador sea sociable con su entorno laboral es una de las competencias que se demanda hoy. Una persona social puede promover un ambiente más colaborativo, lo que a su vez conlleve a un trabajo más armonioso y productivo en la búsqueda de soluciones a problemas.

Desarrollo de habilidades blandas

Aunque algunas de las competencias humanas se pueden considerar innatas, éstas se pueden desarrollar. En vista de en el mercado laboral muchas empresas no encuentran a personas con las habilidades duras y blandas que consideran necesarias para trabajar en ellas, éstas se han dado a la tarea de formar a sus propios trabajadores.

Para este año, Manpower Group estima que el 54% de los empleados requiere de una capacitación significativa de habilidades, entre técnicas y blandas, con lapsos que van desde 6 meses (el 35%) hasta más de 12 meses (10%). La empresa considera que la enseñanza hacia los empleados es esencial para el éxito dentro de la gestión empresarial.

Investigaciones de las universidades de Harvard, Boston y Michigan le colocan número a ese éxito, pues estiman que los trabajadores con entrenamiento en competencias humanas son 12% más productivos que aquellos que no lo tienen.

Pero antes de iniciar el proceso de formación es necesario conocer el estado del equipo de trabajo, es decir, evaluarlo. Uno de los primeros pasos que se puede tomar en este sentido es fijarse metas a corto y largo plazo para poder determinar tanto las carencias como aciertos del equipo, y de esta forma saber qué se tiene y cuáles son los aspectos por mejorar.

El siguiente paso sería determinar y utilizar las herramientas que sean idóneas para el empleado y la organización. Afortunadamente, la tecnología pone en manos de todos una serie de herramientas que pueden contribuir con esta labor de formación en habilidades blandas dentro de las organizaciones. Un sistema de gestión del aprendizaje no sólo educa a los colaboradores de una compañía, sino que además permite hacer seguimiento a los avances que vayan teniendo a lo largo del proceso.

No obstante, también se debe tener en cuenta que en desarrollo de estas habilidades blandas toma tiempo, requiere de la acumulación de experiencia en las mismas y puede haber equivocaciones que signifiquen un costo para la organización.

Sin embargo, una de las ventajas que ofrecen las competencias humanas es que pueden permear de un colaborador a otro. Por ello, que los mandos medios y gerenciales sean instruidos en esta clase de aptitudes es una apuesta que puede aportar mayor valor a la organización interna de una empresa.

Comentarios (2)

Responder

Wuilber Paiz Rugama

Enviado el

Muy buen articulo, en realidad es la tendencia de hoy, todas las compañías se enfocan muchísimo en habilidades blandas, ya que esto permite que sus colaboradores se adapten a todos los cambios que la compañía aplica, ya sea por temas de tecnologías o por la evolución del mundo mismo.

Por esta razón se requiere capacitación constante en esta área de las personas.

Responder

Nilo Jesús Tarazona Montesinos

Enviado el

Es importante el desarrollo de las habilidades blandas, así como lo dicen las siguientes universidades: Harvard, Boston y Michigan.
Esto es debido a que si son capacitados en estas habilidades aumenta su productividad y es necesario para lograr buenos resultados en la empresa.
Cabe destacar que estas habilidades blandas engloban: Manejo del estrés, gestión del cambio, gestionar correctamente el tiempo y los conflictos.
También, el trabajo en equipo, liderazgo y la inteligencia emocional, con esto mejora el clima laboral y satisfacción de los colaboradores.

Atentamente,

MBA. Lic. Nilo Jesús Tarazona Montesinos

La página web www.cerem.mx utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir