Salario Mínimo Interprofesional ¿Debate sobre su subida?

Salario Mínimo Interprofesional ¿Debate sobre su subida?
Revisamos las propuestas que los diferentes partidos de ámbito nacional han realizado acerca de una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

España se encuentra con la vista puesta en unas nuevas elecciones generales, que den carpetazo definitivamente a la ingobernabilidad que se desprendió de los resultados del 20D. En estos momentos conviene revisar las propuestas que los diferentes partidos de ámbito nacional han realizado acerca de una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que, en 2016 se ha fijado en 764 euros (en doce pagas), un 0,92% más que en 2015 (756,70 euros), pero lejos del 1,5% pactado entre el Gobierno y los agentes sociales.

Ante la extraordinaria diferencia de Salarios Mínimos Interprofesionales que se observa en los países más avanzados del entorno comunitario, se reabre el debate sobre la equiparación con Francia (1.458 euros), Bélgica y Holanda (ambos 1.502 euros), Alemania (1.473 euros), Reino Unido (1.379 euros) o Irlanda (1.462 euros), por citar solo algunos ejemplos.

Ante la duda de si finalmente habrá pacto entre los partidos del bipartidismo, conviene, primero, hacer un repaso de la esencia del SMI (¿qué es?, ¿para qué fue creado?) y ver qué dicen exactamente los principales partidos de ámbito estatal que han concurrido en las últimas elecciones generales, así como el papel que juegan los sindicatos como agentes sociales en el ámbito de la negociación colectiva.

¿Qué es el Salario Mínimo Interprofesional?

Se trata de los emolumentos que reciben los ciudadanos a cambio de su trabajo y, en algunos países, como en España, está contemplado por ley. Los primeros países en incluir el SMI en su Estado de Bienestar fueron Australia y Nueva Zelanda en el s. XIX.

Con frecuencia, el SMI fluctúa en función de la coyuntura económica, siendo la inflación el estándar principalmente escogido para incrementarlo, congelarlo o recortarlo. Establecido por los diferentes gobiernos para luchar contra la precariedad laboral, reducir la brecha entre ricos y pobres y garantizar a los ciudadanos un nivel decente de bienestar, el SMI está recogido en la legislación, también, para dar respuesta al derecho constitucional de vivir dignamente.

El Salario Mínimo Interprofesional ha sido objeto de controversia en numerosos países debido a la fijación de su cuantía. En España se asiste a una lucha partidista por incrementar su valor ante las denuncias sistemáticas de diferentes observatorios de derechos humanos que aseguran que dicha cuantía no garantiza una vida digna.

Australia, superando los 2.000 euros, y Luxemburgo, con más de 1.900 euros son los países del mundo con mayor SMI.

PP, el silencio imperativo

La subida del 0,92% del Salario Mínimo Interprofesional supone 7 euros más al mes. Teniendo en cuenta que la cifra de inflación, ya cerrada, en 2015 ha sido del 0%, los trabajadores sí han ganado poder adquisitivo. Algo que favorece al Gobierno en funciones. Sin embargo, el programa electoral de los populares no cita en sus 226 páginas al Salario Mínimo Interprofesional, sencillamente, no está entre sus prioridades. Los trabajadores peor pagados en España vivirán con 9.168 euros anuales (654,85 euros, si las pagas son catorce).

Para el Partido Popular, el incremento del SMI está sujeto a la recuperación economica. Mariano Rajoy, candidato popular y presidente del Gobierno en funciones, daba algunas pistas en campaña cuando era preguntado por el Salario Mínimo Interprofesional: “Lo importante para España es que su economía experimente un crecimiento sólido”.

Los populares argumentan que elevar el SMI, con la recuperación económica aún en coyuntura, no sería bueno para las empresas, ya que muchas de ellas, sin apenas capacidad de maniobra para la contratación, se verían abocadas a despedir a algunos de sus trabajadores por no poder hacer frente a sus emolumentos.

“El 60% del salario medio”, dice el PSOE

En época electoral, ya se sabe, los partidos muestran su mejor sonrisa y prometen. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) incorporaba en su programa electoral para el 20D aumentar el salario mínimo hasta alcanzar, en el transcurso de ocho años, el 60% de la retribución media neta, que es la cantidad que indica la Carta Social Europea como salario mínimo. De esta forma, el salario compaginaría a la evolución económica.

En este sentido, examinando la propuesta del partido de Pedro Sánchez, la subida del SMI podría no pasar de una mera declaración de buenas intenciones, ya que ese “acompasamiento” podría no producirse en caso de no atravesar un periodo de bonanza económica. El programa socialista no matiza las condiciones en que se materializaría la subida y proporciona un margen de ocho años, con lo que debería producirse una reelección en unos nuevos comicios.

Podemos y su Renta Mínima Garantizada

El partido de Pablo Iglesias incluye en su programa electoral el Plan de Garantía de Renta, con el que busca poner fin a las desigualdades y brechas entre los españoles. Muy lejos de sus propuestas primigenias, que hablaban de dotar a todos los españoles de una Renta Mínima, Podemos matiza. Ahora las Rentas Mínimas de Inserción se quedan en una tibia “aproximación gradual y en virtud de las posibilidades al Salario Mínimo Interprofesional anual”.

El Complemento de Salario de Ciudadanos

Ciudadanos, de Albert Rivera, lo llama Complemento Salarial Anual Garantizado. Su programa electoral prevé, atendiendo a las rentas individuales y familiares, otorgar un extra de tributos a aquellos ciudadanos que no obtengan una cuantía media anual suficiente para hacer frente a las vicisitudes del día a día. El CSAG pretende, además de “luchar contra la desigualdad y fomentar la remuneración digna del empleo”, hacer que afloren los capitales de la economía sumergida.

IU lo subiría hasta 1.100 euros

Una de las propuestas más atrevidas es, sin duda, la de Izquierda Unida. El partido de Alberto Garzón propone en su programa electoral “una política de compensación por el incremento del SMI hasta los 1.100 euros”.

“Una subida antisocial”, para los sindicatos

Las reacciones a la subida de 7 euros mensuales del Salario Mínimo Interprofesional no se hicieron esperar. Los primeros en levantar la voz de alarma fueron los sindicatos UGT y CC. OO., que calificaron el incremento de tan solo el 1% de “absolutamente inaceptable”. Al contrario que el Gobierno, los sindicatos advierten que “los trabajadores perderán poder adquisitivo” ya que calculan que la inflación durante el próximo ejercicio será mayor de ese 1%.

Las formaciones de Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (CC. OO.) previnieron, además, del carácter antisocial de la propuesta del Partido Popular: “Lo lógico es que el aumento fuera mayor, precisamente, para los que menos cobran como fórmula para combatir la pobreza y la desigualdad”, afirmaban ante tal perspectiva.

La CEOE ve “correcto” el incremento del 1%

El incremento del 1% del SMI es “correcto” para la Confederación Española de Organizaciones Empresariales. El actor más representativo de la economía productiva de este país, velando principalmente por el interés de Pymes y autónomos asegura, en la misma línea de los populares, que la economía de España no se encuentra en condiciones de incrementar más su cuantía. Asimismo, expresan que ese 1% se encuentra dentro de los parámetros del III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, que preveía un límite del 1,5% para 2016.

El papel de la Carta Social Europea

El SMI español, aunque lleva experimentando una moderada subida desde el año 2000 (495,60 euros) no alcanza el 60% de la remuneración media de este país, que es lo que debería ser, según indica la Carta Social Europea, documento que el gobierno rubricó y que se alza como una garantía en cuanto a derechos sociales, laborales y económicos para los españoles. En este sentido, el Comité de Derechos Sociales del Consejo de Europa dio recientemente un tirón de orejas al Gobierno por vulnerar 6 de los preceptos que establece la Carta. Concretamente, en lo que afecta a la cuantía del SMI, el Comité asegura que dicha cifra no es suficiente para asegurar un nivel de vida decente.

El artículo 4 de la Carta Social enuncia que los Estados firmantes reconocerán el derecho de los trabajadores “a una remuneración suficiente que les proporcione a ellos y sus familias un nivel de vida decoroso”.

Negociar el SMI

El Salario Mínimo Interprofesional, con la crisis, ha sufrido una congelación y ha condenado a los trabajadores peor remunerados a un techo económico difícilmente salvable. Ahora, ante los visos de recuperación económica, se ha iniciado un leve proceso de incremento que no satisface ni a las principales fuerzas de la oposición ni a los sindicatos.

Las propuestas electorales son de lo más variopintas: desde la Renta Mínima Garantizada de Podemos, hasta el Complemento de Salario, pasando por la equiparación al 60% y 70% del salario medio español que proponen PSOE e Izquierda Unida, respectivamente.

En definitiva, España se encuentra en una fase crítica. Con las Cortes Generales aún disueltas y sin pactos sólidos para formar Gobierno, todo apunta a que el nuevo presidente del Ejecutivo deberá pactar con el resto de formaciones para garantizar la estabilidad. ¿Se pondrá la subida del Salario Mínimo Interprofesional sobre la mesa? ¿Impondrán su criterio los partidos emergentes acerca de las Renta Mínimas Garantizadas o lo Complementos Salariales?

Formación relacionada

La página web www.cerem.mx utiliza cookies para mejorar los servicios ofrecidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso e instalación. Para más información haga click aquí.

Subir